“Rebelarse vende”: el mito de la contracultura

Hace unos días descubrí el libro de “Rebelarse vende” en el blog de Javier Velilla, y me bajé un texto de muestra publicado por la editorial. Aún tengo pendiente leerlo entero, pero la muestra es más que sugerente. Eso de empezar un libro hablando del suicidio de Kurt Cobain si que vende, la verdad, sobre todo si luego el tema está bien construido.

Lo que nos viene a contar este fragmento es que la contracultura es un mito que surge del romanticismo y el rechazo a la sociedad desde una postura más estética que dialéctica. Incluir aqui, que la cultura de lo estético irrumpe en el conjuto de la sociedad y se generaliza a partir de la posmodernidad de los años 80, pero eso es un punto para desarrollar en el siguiente post.

La contracultura surge del rechazo de la cultura (como el propio nombre indica…) y su raíz romántica está relacionada con el descubrimiento del nuevo mundo y las sociedades ‘naturales’ o ‘salvajes’ que traen a los soñadores de la época la promesa de que existen otras realidades liberadoras de las ataduras y rigidices de la sociedad civilizada. “Otro mundo es posible”, vamos.

El texto acaba dejándonos los dientes largos con Rousseau y su crítica de la sociedad del antiguo régimen. Según el texto, Voltaire interpreta la crítica roussoniana en ‘El contrato social’ como un ataque a la sociedad:

De este modo, Rousseau llegó a la conclusión de que la sociedad era un gigantesco fraude, un sistema de explotación que los fuertes habían impuesto a los débiles. Estaba convencido de que la supuesta civilización había «puesto grilletes a los pobres y fortalecido a los ricos, destruido sin remedio la libertad natural, establecido para siempre las leyes de la propiedad y la desigualdad, convertido la usurpación en un derecho irrevocable y sometido a la humanidad entera al trabajo, el servilismo y la miseria para enriquecer a un pequeño grupo de hombres ambiciosos».

Sin embargo, como explican más adelante, lo que Rousseau ataca es el antiguo régimen y las jerarquías basadas en principios injustos, y no la necesidad de un orden social y una cultura que ordenen, orienten y en cierta medida constriñan la voluntad individual. Rousseau clama por un nuevo contrato social, pero un contrato social al fin y al cabo. Después de todo, era un ilustrado.

El texto, llega a decir que “Incluso los anarquistas del siglo XIX no eran realmente anarquistas en el sentido moderno del término. No se oponían al orden social, ni eran individualistas”. Y yo añadiría que los modernos y los del siglo XX siguen la misma línea, a excepción de raros casos de anarquismo posmodernos o el anarquismo individualista de Stirner (“El más libre de los libres” según Engels).

Lo que parece querer decir el autor es que la cultura de lo estético que nace del romanticismo es insostenible: no se puede tener éxito y a la vez querer seguir siendo un contracultural. Y una propuesta que tiene el fracaso como finalidad está condenada a fracasar o a traicionarse a sí misma, manteniendo una estética contracultural mientras en la base sus razones pierden su sentido.

La cultura de lo estético está condenada a este bucle de autodestrucción, como podemos ver claramente en la moda. Cuando una nueva tendencia apunta los trendies son los que la adoptan con rápidez, pero según se va extendiendo, es necesario dejarla para pasar a una nueva moda, cuyo único valor extra está en eso, en que es nueva.

Volviendo a Rousseau y su crítica del antiguo régimen, lo que destacan los autores del libro es que Rousseau atacaba un modo cultural que creaban unas condiciones que favorecían los intereses de una clase social injustamente. ‘Intereses’ es la palabra clave. Como uno de los inspiradores de la Revolución francesa, Rousseau abogaba por un cambio de cultura y un nuevo equilibrio de intereses, bajo el pretexto del ideal de justicia.

En cierto sentido, y conectando con el post anterior, es posible pensar que Rousseau cayó en el Complejo de autosuficiencia  debido a su obsesión con el ideal de un mundo justo. Como reza la wikipedia:

Con una salud mental resquebrajada definitivamente, se alejó del mundo. Aunque siguió escribiendo, su salud mental le hacía ver enemigos en todas partes y no pudo disfrutar de su fama.

La posmodernidad representa el descreimiento absoluto, no sólo de lo contracultural, sino también (y primero) de los ideales ilustrados, de que la razón es capaz de orientar la sociedad, con lo que dejamos la cultura expensas de los valores estéticos y al individuo a expensas de los intereses sociales (y los suyos propios).  Es decir, mientras las razones de la cultura se desarticulan, el interés personal es la única guía para la acción. También como decíamos en post anterior: el individualismo materialista actúa como elemento social integrador.

Be Sociable, Share!
This entry was posted in marco teorico and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink. Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

4 Comments

  1. nadie
    Posted May 2, 2010 at 12:42 am | Permalink

    sos un importante pelotudo, Te parece lo suficientemente contracultural?

  2. admin
    Posted May 18, 2010 at 11:57 am | Permalink

    Si, me parece muy contracultural, Nadie.
    Siento que igual el post no está muy claro… quizás debería haber leído el libro antes de escribir sobre él.
    La idea principal es que lo contracultural lleva el esfuerzo por el cambio social al terreno de lo estético, despojándolo de sus puntos esenciales.

  3. Posted June 23, 2010 at 10:08 am | Permalink

    El libro lo leíste ya? Es genial 🙂
    Yo lo tenía, pero se lo dejé a alguien que nunca lo devolvió :/

  4. admin
    Posted June 23, 2010 at 12:19 pm | Permalink

    No, que va… no lo he podido leer todavía. Estoy con un montón de cosas y libros para leer, así que tendrá que esperar. Si hubiera estado disponible en red igual si lo hubiera leído cuando lo descubrí, porque la verdad es que enganchaba. A grandes líneas, la tesis es muy interesante.

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Subscribe without commenting