A modo de introducción…

El uso de plataformas de comunicación social en red está generando una nuevo panorama mediático y social.

El rápido crecimiento del acceso a estas redes de comunicación social hace necesaria su comprensión desde el punto de vista sociológico. El número de usuarios de la RSI hegemónica, Facebook, creció un 260% entre 2009 y 2010. Mientras que en España,  el porcentaje de internautas entre 16 y 45 años que son usuarios de alguna RSI pasó de un 45% a un 81% entre 2008 y 2009 (The Cocktail Analysis. 2010).

Si según las estadísticas del INE el  52% de la población española se conecta a Internet al menos una vez por semana, obtenemos a grosso modo[1] que un 30-40% de la población es usuaria de RSI. Por otro lado, los datos de acceso a Internet que indican que el porcentaje de ínternautas es indirectamente proporcional al grupo de edad, lo cual muestra un tendencia en evidente aumento.



Las redes sociales de Internet (RSI) se integran dentro de la web 2.0, un modelo de crear contenido on-line que incluye a los usuarios. La web 2.0 ha sido posible gracias al desarrollo de sistemas de gestión de contenidos (Content Management Systems) que incorpora automáticamente el texto en la página web, sin necesidad de programación. Esto facilita la publicación on-line (a través de blogs) y permite la interacción con los usuarios. En este sentido, las RSI se presentan como el desarrollo más elaborado de la web 2.0, colocando al usuario final en el centro de la generación de contenido que se distribuye a través de redes de contactos.

La transformación del usuario-receptor en un productor de comunicación social en red está generando un nuevo modelo de comunicación social, denominado Social Media. Este nuevo panorama tiene efectos tanto mediáticos como sociales. Entre los efectos mediáticos podemos destacar la multiplicación de canales de difusión de información y noticias; y entre los sociales su efecto sobre las formas de interacción social y los procesos de construcción de la identidad individual y colectiva.


[1] Hay que tener en cuenta que el muestreo on-line suele sobrerrepresentar a los usuarios más activos y que por tanto están más expuestos a la captación para realizar estadísticas. Además, estamos cruzando variables de diferentes rangos de edad. El dato es sólo una aproximación.

This entry was posted in 2. Comunicación en redes sociales, Facts and Figures and tagged , , , , , . Bookmark the permalink. Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

2 Comments