La ética (ethos) de Zuckerberg

Por Javier de Rivera

“Él ve el mundo moviendose rápidamente hacia la transparencia y el intercambio rápido de información entre individuos de muchas maneras diferentes, dentro y fuera de Facebook. Y desde el día en que creó su sistema, el ha mantenido este principio (ethos) del intercambio en el que cree profundamente” (entrevista a Kirkpatrick en npr.og)

Esto es lo que dice el autor de un nuevo libro sobre Facebook sobre Mark Zuckerberg. David Kirkpatrick es probablemente uno de los escritores que mejor conoce al creador de Facebook, con el que se entrevistó varias veces durante la preparación de un libro sobre “La historia interna de la compañía que está conectando al mundo”.

Facebook y su CEO han recibido numerosas críticas: que si robó la idea, que si comercia con nuestros datos, que si la política de privacidad es abusiva, que si su comunicación corporativa es contradictoria, que si censura arbitrariamente, etc. (a las que me uno diciendo que el diseño del logo es horrible).

En este libro, parece que Kirkpatrick se presenta como un escritor ‘potentado’ de Facebook, dando voz a los argumentos y a los principios (ethos) de Zuckerberg. Lo cual es muy interesante, porque nos da la oportunidad de entender mejor porqué Facebook es como es.

Ethos no siginifica exactamente ética, sino algo así como ‘principios que definen la forma de hacer las cosas’. El que los principios o convicciones éticas de una persona influyan en la forma en la que 450 millones de personas se relacionan a través de las nuevas tecnologías, requiere un poco de análisis.

No sabemos porqué, Zuckerberg cree en la transparencia y el intercambio de información, algo así como crear un nueva cultura de aldea en un mundo hiperconectado y globalizado. Pero esa creencia nos influye a todos, y es tiempo de pensar si queremos compartirla o pensamos algo diferente.

“Para Zuckerberg, esos principios (ethos) significan compartirlo todo. Él se opone a la idea de que una persona tenga diferentes identidades. Para él, la idea de que alguien sea diferente en el trabajo que en casa, o en un concierto de rock, es deshonesta. Kirkpatrick dice, “Él cree que así vivirá mejor personalmente, y que todos nosotros seremos más honestos, y finalmente lograremos un mundo mejor si todos adoptamos esa creencia”.

Vamos, que Zuckerberg quiere hacernos mejores personas enseñándonos que tenemos que ser los mismos para el compañero de trabajo, el amigo del barrio, los colegas profesionales, el ligue de verano, etc. Cuando menos es una creencia dudosa con poco fundamento psicológico.

Este punto, la mezcla de contactos de diferente tipo en un mismo perfil, es precisamente uno de los más llamativos dentro del sistema Facebook. Te obliga a moderar la expresión de tu identidad, para hacerla encajar en la conjunción de los diferentes perfiles de tu personalidad. Sin embargo, la identidad personal es compleja por naturaleza. La gente necesita gestionar su propio yo, presentándose de forma diferente en diferentes ámbitos. La adopción de diferentes máscaras sociales nos da libertad para ser como queramos ser, elimina las constricciones del qué dirán. Es el individuo el que decide cómo se quiere presentar, que identidad quiere tener, y no la identidad la que decide cómo tiene que ser el individuo.

El sistema de Facebook provoca por un lado que la gente sea mucho más comedida en lo que cuenta, que sus identidades sean más simples y su mundo relacional más pobre, y por otro lado crea confusión cuando entramos en el muro con un montón de publicaciones que no siguen ninguna línea lógica.

En cualquier caso, esas son las ideas de Zuckerberg…

Y tú, ¿que opinas?

Be Sociable, Share!
This entry was posted in 3. Identidad en redes sociales, Noticas de redes sociales and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink. Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

4 Comments

  1. Posted June 15, 2010 at 12:04 pm | Permalink

    Hace una década, la mayor de las críticas que se le hacía a la red (a nivel usuario a pie de calle), era precisamente “Que la gente no era quien decía ser”… eso creaba inseguridad, desconfianza y descrédito… La propuesta de Zuckemberg, viene afiliada a una muy antigua corriente oriunda de los foros y que va tomando peso porque facilita, no sólo la comunicación, si no la interacción online/offline entre personas. Aunque ahora resulta que nos da miedo quedar demasiado expuestos…

    ¿Cómo desvirtualizarnos al nivel que pretende este señor? La pregunta no me parece tan difícil. Con una cierta selección y segmentación natural de nuestros comportamientos en la red.
    Yo no me comporto igual en un despacho que en un bar, simplemente por los intereses que tengo en cada uno de esos escenarios, lo que no quita que soy una única persona. Luego deberé aprender de qué manera debo comportarme en la red para no ver comprometidos los intereses que aquí tengo (“seleccionar” mi comportamiento). Los mismos parámetros que utilizo en esos casos, puedo aplicarlos a la red.
    Posiblemente elija un blog para mis opiniones más trascendentes y/o formales y facebook para quedar con mis amigos (segmentar).
    ¿Me importa que mis clientes lleguen por casualidad a mi perfil en facebook y vean las fotos de mi perro? En realidad no. Posiblemente, acabe hablando de Toby a la salida del despacho, cuando vaya con ellos a un bar a picar algo…
    Creo que desvirtualizarse es positivo (utilizando el sentido común, claro) porque da la oportunidad de presentarnos a los demás en una “mayor dimensión” y las relaciones se ven beneficiadas.

  2. admin
    Posted June 15, 2010 at 12:41 pm | Permalink

    Gracias Sonia por el comentario! La verdad es que estaba esperando que te pronunciaras de alguna forma.

    Me gusta esa diferencia que haces entre segmentar y seleccionar:
    Segmentamos entre diferentes espacios: el bar del barrio, la reunión familiar, el despacho, etc. Y en cada uno de esos espacios seleccionamos nuestro comportamiento más adecuado, que por ello de deja de ser ‘nuestro’.
    El punto es poder gestionar la expresión de nuestra identidad como queramos, poder expresar todo lo que queramos y poder hacerlo de forma diferenciada en diferentes ámbitos.
    Claro que la solución pasa por usar Facebook sólo para un tipo de contacto, si sólo agrego a mis amigos de verdad no hay problema, o si lo uso sólo para contactos profesionales tampoco.
    Sin embargo, al ser una herramienta tan potente, se tiende a ir usándolo para todo, juntando todo en un mismo perfil. Eso nos lleva a seleccionar nuestro comportamiento en un mismo escenario (facebook), y a moderarlo dentro de los límites de lo pertinente para todos los contactos.
    En realidad, lo suyo sería poder segmentar los contactos en varias áreas, ya sean predefinidas o construidas por el propio usuario. Así, puedo publicar la canción entre mis amigos, y el comentario profesional para mis contactos profesionales. Pero a lo que se tiende es a la identidad única.

    Es verdad que la propuesta de Zuckerberg tiene su gracia y su interés. Al mezclar lo privado y lo profesional, hacemos los contactos profesionales “más humanos”. La identidad única parece que refuerza al sujeto. La transparencia y la coherencia personal son principios bonitos. Sin embargo, vivimos en una sociedad de mercado y nuestra integración socio-laboral depende de nuestra imagen. La sensación que tengo es que al final lo que manda es la identidad profesional (la que te da de comer) que se acaba comiendo a la identidad personal.

    En cualquier caso, lo más interesante es que las ‘ideas’ o principios de una persona afecten a tantas, a través del diseño del sistema de Facebook. Eso quiere decir que Facebook o Zuckerberg no escuchan a los usuarios, no les importa si quieren o no segmentar sus contactos, les imponen un ethos de no-segmentación e identidad única. Esa es la verdadera crítica del artículo.

    Un abrazo,
    Javier.

  3. Posted June 15, 2010 at 7:46 pm | Permalink

    Claro que te contesto! Me ha encantado todo lo que he leído y además me has estado picando. Reconócelo. ;D
    OK, hablemos de las influencias. No olvidemos que Zuckerberg al fin y al cabo, es un señor que vende una idea basada en su particular defensa (o publi) de su producto: Una herramienta para la red social, llamada facebook… (También los del Cillit Bang me dicen que si lo uso, no necesito otro, pero yo no hago ni caso y además de ese, tengo 50) 😉 Luego facebook, lo usaré para lo que yo crea y no para lo que el Sr. Zuckerberg me diga… Recordemos que facebook se basa en la demanda de una red que ya se planteaba la conveniencia de la desvirtualización. Es un debate bastante viejo que se daba mucho antes de facebook.

    Y sí, tienes razón en que tendemos a la identidad única, (si te refieres con única a “centralizada” en un sólo espacio en la red) pero creo que lo hacemos movidos en gran parte por ese modelo idílico de perfiles de informáticos y top designers tan modernos… condiciones que aquí, como bien dices, todavía no se dan en la mayoría de los sectores que son más bien de corte tradicional. Por eso se exigen las aplicaciones para la selección del nivel de privacidad de nuestros contenidos. Y él lo sabe y por eso en facebook puedes elegir quién ve y quién no, la foto de tu último baño en la playa “¿todo el mundo?” “¿sólo amigos?”. Entonces Zuckerberg ¿se contradice? No, es realista y escucha más de lo que creemos.

    Todavía no estamos preparados para mostrar nuestras múltiples facetas en un sólo plano laboral/personal. Eso supondría la elaboración de un perfil muy “vendible” que resultara atractivo a todos los niveles y por eso creo que sigue siendo mejor segmentar y seleccionar. Ahora que hasta las marcas quieren “seducirnos” y conversar, que se habla de grupos de trabajo, de comunicación asertiva, de sinergías y todo se está volviendo tan super amigable y cooperativo de la muerte… seguro que la influencia de la red (que no sólo de facebook) y que ejerce desde ya hace muchos años (repito), sigue su curso y en poco tiempo, Javier, podrás colgar la música que te guste y compartirla con tus jefes, clientes, amigos … TODOS ellos también lo harán 🙂 … porque oye, tú te llamas Javier ¿o es un nick? ;D

  4. admin
    Posted June 15, 2010 at 8:58 pm | Permalink

    Esta bien eso de usar las herramientas como te da la gana, pero también hay que pensar cómo te instan a usarlas los que las crean. Analizar las ideas culturales tras el interfaz.
    Con identidad única no me refiero a una centralizada en un solo espacio, sino a la misma (mismo nick o identificable como la misma persona) en todas las plataformas. IDs interconectadas en todas las plataformas.
    Lo que pongo un poco en duda es la idea positiva de la revolución Social Media, la idea de que la hiperconectividad en tono superamigable y superabierto nos hace avanzar hacia un mundo mejor. No es tanto que no puedas compartir la música que te gusta con tu jefe, es más bien, que no es pertinente. No es que tengamos que ocultar cosas, es que no procede mostrar ciertas cosas en determinados ámbitos. Creo que segmentar es bueno para uno mismo, para la propia libertad de expresión.
    No sé, seguiré pensando sobre el tema…

    PD: y si, me llamo Javier 😉

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Subscribe without commenting