Sobre los SmartPhones: “buenos y malos” usos

Hace un par de semanas nos pasaron una pregunta a la lista de correo sde Cibersomosaguas sobre buenos y malos usos de los teléfonos inteligentes. Era para un artículo periodístico. Algunas veces el periodista aprovecha poco o nada de tu discurso, por eso me gusta publicar también mis propias respuestas online (normalmente después de que publiquen el artículo).

Pregunta: El uso de los nuevos teléfonos móviles, cada vez con más prestaciones, ¿está cambiando los hábitos de la sociedad para bien o para mal?

Si, la tecnología está cambiando nuestras vidas totalmente y en los próximos años es cuando más se van a notar todos estos cambios. La tecnología móvil representa el desarrollo de la web 3.0, que integra cosas como la geolocalización, la programación en nube, la realidad aumentada, etc. Se están creando las bases para nuevas formas de gobernabilidad tecnológica. Los dispositivos móviles se acoplan a la persona y hacen que el imaginario del Cyborg sea más creíble: nuestro movil acaba formando parte de nosotros, poco importa que no esté implantado si en la práctica vivimos con él y a través de él.

Los Smart Phones integran el “enganche” que puede dar Internet en cualquier situación cotidiana, promoviendo el allways on – siempre en línea – que nos involucra más en la Red.

Sobre si esto es bueno o malo, los sociólogos no nos planteamos estas categorías como valores absolutos, sino que observamos las consecuencias de los cambios y los efectos que tienen las tecnologías sobre cómo vivimos. Ser crítico es cuestionar al discurso dominante, por ejemplo, el de que todo avance tecnológico es bueno. Pero eso no incluye tener una visión de qué es lo bueno o cómo deberían ser las cosas. Eso es más de ética o moral.

Lo que si está claro es que estos avances tecnológicos facilitan muchas dinámicas de control social, y a nivel más personal, se convierte en un bien de consumo que engancha (bastante) y puede despersonalizar un poco las relaciones.

Pregunta: El hecho de que, por ejemplo en ciudades como Nueva York, se haya planteado la prohibición de usar este tipo de aparatos en los cruces para evitar atropellos, ¿supone la constatación de que se nos ha ido un poco la cabeza con el uso del móvil?

No es que se nos esté yendo la cabeza, es que estamos cambiando lo que entendemos por “persona civilizada”. Ahora lo normal es tener un móvil, con Internet, estar siempre conectado, mirar las direcciones en el GPS, subir fotos online, etc. Si no puedes hacer esas cosas es como si no sabes conducir o no sabes leer (siendo un poco más drástico).

Por ahora nos estamos empezando a acostumbrar a estos cambios de las capacidades de una persona (a la que se integra el móvil inteligente como extensión de sus sentidos y capacidades). La incorporación de nuevas tecnologías representa en cierto sentido una mutación de la ‘naturaleza’ humana.

 

Be Sociable, Share!
This entry was posted in Entrevistas, Reflexiones sobre los social media and tagged , , , , . Bookmark the permalink. Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

One Comment

  1. Rocío
    Posted October 21, 2013 at 1:30 pm | Permalink

    Muy interesantes tus artículos. Entré por pura casualidad y este es el tercer artículo que me encuentro leyendo. Felicitaciones por compartir tus pensamientos e ideas.

One Trackback

  1. […] veces caemos en pensar en las cosas en términos de “si son buenas o malas“, pero si queremos posicionarnos desde una perspectiva sociológica no podemos partir del […]

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Subscribe without commenting