Los problemas de analizar la Sociedad Digital

Por Javier de Rivera

El principal problema al que se enfrenta el estudio sociológico de la realidad social-digital es la rapidez con la que suceden las cosas en este ámbito, tanto más si el estudio de centra en los movimientos sociales en una época tan confusa como la actual.

El estudio de la Sociedad Digital nos obliga a relacionar lo que sucede en la Red con el contexto general de la sociedad: la economía, la política y sobre todo, los cambios culturales. Movimientos como el 15M o Anonymous muestran la voluntad social de influir en la estructura del sistema, de crear cambios o mejor dicho, de resistir a las tendencias promocionadas desde las esferas de poder (político o económico). Es menos complejo actuar y participar de estos movimientos que analizarlos desde una distancia “profesional” (que implica cierta imparcialidad) y en relación a una perspectiva general de los acontecimientos

(Imparcialidad que no se refiere a “objetividad”, sino a no tomar partido a priori, a mantener una distancia profesional ante los acontecimientos. Lo cual no quita para tener una opinión propia, el punto de vista siempre es subjetivo, sino que se trata de abrir la perspectiva para representar mejor todo el panorama y reducir el sesgo personal. Un sesgo que siempre está presente y que también se puede neutralizar o justificar alegando de entrada desde qué lugar y con qué intereses se investigar)

Esta neutralidad precisa de una observación tranquila y un ejercicio analítico que no es posible hacer al vuelo, precisa de ‘pruebas’, comparaciones, análisis, lecturas de fondo, etc. Por eso es bastante frustrante ver cómo el mundo corre trepidantemente hacia horizontes inciertos, mientras a penas tienes tiempo de procesar todo el material que se produce y menos aún de aportar visiones o interpretaciones que arrojen cierta luz sobre lo que está pasando.

Las luchas sociales están muy encarnizadas hoy en día, porque la gente tiene la sensación de que los poderes financieros nos están robando y de que los países soberanos están en manos de la especulación financiera. Ante eso, las movilizaciones sociales no tienen tiempo para complejos análisis y teorías de la acción social, sino para la acción social en sí misma.

En este contexto, la Sociedad Digital y las Redes sociales digitales juegan un importante papel al configurar un nuevo ecosistema mediático, donde la información se mueve más rápido y de forma más horizontal y multidimensional. Los discursos de denuncia del sistema no tienen porqué pasar por consejos editoriales de los grandes medios, se distribuyen en red, viralmente. Y éstos, los grandes medios, no tienen otra opción que captar esos discursos e integrarlos en sus líneas editoriales… su público busca esos contenidos, los quiere y si ellos no quieren perderlos como público, tienen que dárselos.

La actual denuncia generalizada de la brutalidad policial y la corrupción sistémica (no la de trajes regalados, sino la de las deudas nacionales) choca con el interés de una ciudadanía adormilada, controlada y temorosa. A nivel mediático, se está produciendo una autentica revolución de los discursos descriptivos de la realidad social, que no lleva una “crisis de representatividad” en los gobiernos democráticos occidentales. Una situación difícilmente sostenible de cara al futuro de la sociedad mundial.

Y como contexto de fondo está el proceso de digitalización de la sociedad (objeto de estudio en el proyecto de este blog), que por un lado es la causante de esta revolución mediática al permitir a todos participar, y por otro lado implica un mayor control social, con miles de datos sobre quien dice qué. La identificación de los usuarios, la privacidad y el anonimato son las cuestiones más importantes en esta tensión entre la libertad de hablar y el miedo a ser identificado (y potencialmente reprimido).

El colectivo Juventud Sin Futuro abrió la veda para una participación más activa al declarar la consigna “sin miedo” estandarte principal de su movimiento, asumido después por Democracia Real Ya y por el Movimiento 15M. El miedo como elemento de control (auto-control y auto-censura) quedaba así neutralizado. Por su parte, otros movimientos como Anonymous declaran la presión social desde el anonimato como método de resistencia hipermoderno, ganadose un halo de ‘ilegalidad’ que los poderes fácticos no han dudado en aprovechar.

Como veis, es un objeto de estudio complicado, por la multiplicidad de actores y de elementos en juego, y sobre todo porque se trata de fenómenos vivos en constante movimiento.

Al principio, cuando empecé este blog y este proyecto de investigación todo estaba centrado en “las nuevas formas de relación en las Redes sociales digitales”, en cómo cambiaban los conceptos de amistad y de identidad (personal y digital), y en cómo las plataformas digitales se constituían como nuevas instituciones sociales que mediaban en las formas de relación social.

Ahora, la ebullición de movimientos sociales y de nuevos actores requiere un plantemiento más amplio y complejo. Pero éste es un reto aún más interesante.

Be Sociable, Share!
This entry was posted in Investigación en redes sociales, Movimientos sociales, Organización del proyecto, Reflexiones sobre los social media and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink. Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

One Trackback

  1. By Bitacoras.com on June 11, 2011 at 4:27 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El principal problema al que se enfrenta el estudio sociológico de la realidad social-digital es la rapidez con la que suceden las cosas en este ámbito, tanto más si el estudio de centra en los movimientos sociales en una épo…..

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Subscribe without commenting